Mostrando entradas con la etiqueta instante. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta instante. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de agosto de 2014

Reflejos


Reflejos...
Sólo reflejos

Atrapados tras la estela de un sueño inalcanzable, en una simetría perfectamente incierta.

Reflejos...
Sólo reflejos

Destello que subyace del deseo de permanecer estables, siendo tan frágiles como una burbuja de jabón.

Reflejos...

La mejor de las historias encerrada en un cristal, para finalmente romper en mil pedazos cada uno de los reflejos.

Reflejos, sólo reflejos...



Anel

sábado, 8 de marzo de 2014

Pasar página



Risa, curiosidad, tristeza, intriga, alegría, angustia, incluso adicción ...

Ir a lo que viene después, seguir leyendo.



Encontrarse inmerso en un mundo lleno de posibilidades, de realidad, de irrealidad, a cada línea.

Leer ... Y pasar página.


Querer dejarlo, pero inconscientemente estar deseando continuar...

De nuevo pasar página...

Retomar libros olvidados, libros que sin saber muy bien el por qué lo apartaste a un lado. Releer alguno de ellos porque te apasiona o simplemente por intentar descubrir por qué lo dejaste pasar sin más.

Releer y pasar página.

Entonces tomas en tus manos ese libro, comienzas a leer y poco a poco vas descubriendo que a cada letra te gusta más ...

y más...

Te centras, continúas y los párrafos vuelan...
Sientes que es genial, que es el mejor libro que jamás has leído… pero llegas a ese capítulo...

...ése que te deja frío.

Lees con la ilusión de que el siguiente capítulo sea mejor puesto que hasta ahora te encantaba.

Siguiente página.

A medida que avanzas te das cuenta que es más de lo mismo, otro capítulo de relleno, aún así permaneces con la  esperanza de que con el tiempo venga algo mejor.

Te acomodas a las letras, pero la molestia se va haciendo presente.

Otra página.

Siguiente renglón; percibes que el final está llegando, que ya casi está ahí… y no es lo que esperabas.

Ya sólo te quedan dos opciones: continuar leyendo o cambiar de libro.

Conclusión:
Pasar página.


Anel


martes, 16 de octubre de 2012

Ironía...

En ocasiones hay que matar una parte de ti para poder seguir viviendo, es irónico. La ironía es lo que mueve el mundo, ese tira y afloja constante hasta que la cuerda se termina rompiendo.


Retumbó en toda la calle. estruendo seco acompañado de un eco que invitaba a la soledad...

Silencio...

El amanecer comenzaba, apenas unos tenues rayos de sol. Azul oscuro desteñido... Allí estaba ella... con su aire solitario y su descompasado andar. Hacía tiempo que no veía salir el día, hacía tiempo que lo esperaba.


Anel

miércoles, 13 de julio de 2011

Es inútil...




Es inútil ignorar y hacer como si nada hubiese pasado,
fingir que no nos conocemos y agachar la cabeza.
Es inútil desviar la mirada y hacer que estas se crucen de reojo;
seguir ignorando y caminar
Es inútil permanecer en silencio
cuando aun hay tanto por decir.
Es inútil prorrogar ese vacío inquieto,
continuar llenándolo con rencor.
Es inútil olvidar un ayer
cuando este te golpea constantemente.
Es inútil...




Recuerdos de mayo



Anel

lunes, 18 de abril de 2011

Razón y corazón




A mitad del camino entre el corazón y la razón, en ese punto y contrapunto, solo existe la distancia que le quieras poner.
Entre la incertidumbre y la certeza, dudando a cada instante, sin saber que hacer: olvidarse de todo, desistir en el intento o retener cada milímetro, reprimir los deseos.
En medio de la razón y el corazón, apenas un cruce en sus respectivos caminos, un destello fugaz.
Corazón y razón, razón y corazón, incomprensibles, pero ambos de vital importancia.


Anel

jueves, 17 de febrero de 2011

Puedo caer, notar, sentir...





Puedo caer en el abismo de la incertidumbre, y lanzarme al vacío de unos brazos que no sienten, pero que trasmiten calor.
Más tarde puedo caer en el océano de tus ojos, verme reflejada en ellos y no ver lo que soy.
Puedo notar tus manos entrelazadas en las mías, tu tacto suave, pero no me puedo sentir yo.
Puedo sentir tus labios rozando los míos, puedo sentir su calor, su sabor, su intensidad y al mismo tiempo puedo sentir su frío.




Anel

lunes, 24 de enero de 2011

Delirios...









Podía notar su presencia, incluso su calor...
Despertar imaginando cómo sería.
Delirios...

Dejar de ver ese reflejo que evoca lo que dejó de ser,
no tener miedo a romper ese cristal que separa ambas realidades.
Delirios...

Y tener miedo a que una vez roto sea inalcanzable.

-Se que está al lado, lo se, lo veo, está ahí,
no lo puedo tocar, ni siquiera rozar, ¿por qué?-

Logra alcanzar el cristal con la mano, lo toca, lo está tocando,
pero no puede sentir el tacto en los dedos, sólo la sensación del frío.
Delirios...

Cierra los ojos, impasible, intenta rasgar ese cristal.

Vacío; abrió los ojos, aun podía notar su presencia, incluso su calor...




Anel


Gracias a mi modelo por aguantar toda una tarde a mis órdenes.

miércoles, 19 de enero de 2011

Pequeños seres




Supongo que alguna vez tendría que pasar.
Nos empeñamos en retrasar el momento,
como si ese momento nunca fuese a llegar
o con la esperanza de que no acaeciese.
No teníamos el valor suficiente, nunca lo tuvimos
y el tiempo fue borrando lo que quedaba de ese tiempo;
nuestro tiempo.
Negamos siempre la evidencia,
no pensamos lo que sobrevenía,
es más, creo que ninguno lo llegó a reconocer.
Y así pasaron los años...
... así se fue marchitando,
como si habitásemos en un medio hipertónico condenados a la deshidratación
viendo como las células que nos componen mueren una a una y con ellas pequeños sueños absurdos del divagar de nuestras mentes.
Viendo como el tiempo fue el causante de este final,
es fácil echar la culpa a algo inevitable.



Nosotros, pequeños seres.



Anel

viernes, 7 de enero de 2011

Rara antítesis de lo opuesto


Todo-nada, cálido-frío, luz-oscuridad,vacío-repleto,oculto-reflejo, banal- interesante, antítesis-concordancia,opuesto-igual, raro-común, aliado-rival, sueño- realidad.





Reflejo de todo y oculto en ese todo o nada. Interesante frialdad, calidez vacía repleta de oscuridad banal. Rival en concordancia de los sueños, común aliado de la realidad. Rara antítesis de lo opuesto.




Anel

domingo, 19 de diciembre de 2010

Frío



El frío recorrió todo el cuerpo, de la cabeza a los pies, no podía articular un sólo músculo, pero se sentía bien, sentía como la vida recorría sus venas.
Logró mirar hacia atrás, respiró hondo, vio el vaho salir de su boca, sin más echó a correr, sin rumbo sin saber si pararía o no. Las piernas comenzaban a pesar, los brazos también, había fuego en sus pulmones, el corazón latía con fuerza como hacía tiempo.
Era el paisaje más hermoso y desolador que jamás había visto hasta ahora, paró, su respiración era agitada, el ambiente era más frío a cada segundo que pasaba, el ardor de su pecho cada vez más intenso.
Entonces recordó cual fue el impulso que hizo que echara a correr: mirar atrás.
No podía creer que un lugar tan hermoso estuviese tan sólo.




Anel

lunes, 29 de noviembre de 2010

Entre bostezos y risas




Mirar el reloj en busca de las horas perdidas, sin prestar atención a las manecillas. Entre bostezos y risas, el humo va impregnando la habitación. La conversación se va dilatando, pero no importa. Volar sin levantar los pies del suelo. Suspirar soñando despierto. Aquel lugar extraño donde se quedó la vida, ese instante en el que el tiempo se paró porque las manecillas de ese reloj se empeñaron en no dar las horas. Rebeldía fue la palabra, encanto fue el nombre de la situación. Seres perdidos en esos minutos de bostezos y risas, nadando en un humo cada vez más espeso.







Anel

martes, 16 de noviembre de 2010

Después, ya no se nada más.




Frío, piel gélida, casi húmeda.
Tacto suave, como si de seda se tratara.
Claro, blanco, palidez...
Cristalina agua, gotas que caen, agotando los segundos,
muriendo poco a poco, sin vida.
Después, ya no se nada más.






Anel

viernes, 5 de noviembre de 2010

Vuelve, contágiame de tu risa.





No has llegado a vivir y ya te quieres ahogar,
tienes que salir, caminar, correr...
No permitas que nadie te prive de tu libertad.

Cegada de amor, bebiendo los vientos por él,
convencida de que va a cambiar,
pero te diré, las personas nunca cambian.
Y tu quieres creer, lo se;
promesas y más promesas, que no se llegaron a cumplir,
evaporadas al salir disparadas de su boca,
daño, degradación, sufrimiento, todo innecesario.

No lo entiendes, no lo quieres entender.
En el fondo se que lo sabes, pero te niegas a creer.
Lo sabes por que me has visto crecer,
compartiste mi llanto, los días de tristeza, las noches en vela...

Ahora estas en la telaraña, tienes que salir antes de que de atrape.
No temas al dolor, en este caso es inevitable,
con el tiempo comprenderás que el ese dolor que sentiste mereció la pena.

No abandones antes de empezar.





Vuelve, contágiame de tu risa.




Anel



Foto: Berta, gracias.